Tina Menor – Tres historias por contar

Home / Agua / Tina Menor – Tres historias por contar

El estuario de Tina Menor es un espacio único y fascinante, donde se unen tres diferentes historias: la primera se viene produciendo desde hace más de 200 millones de años, en la segunda aparecemos nosotros los humanos y la última, más actual es de cómo se ha integrado la actividad piscícola en este espacio.

Tina Menor, situado en el occidente de Cantabria, es uno de los estuarios más especiales del Cantábrico, debido en primer lugar por la bella estampa que nos deja su paisaje modelado a lo largo de millones de años, donde destaca especialmente la desembocadura, flanqueada por dos “rasas” que se elevan hasta los 200 metros, justo antes que las aguas dulces, que han recorrido todo el valle del Nansa, pasen a engrosar las saladas del mar Cantábrico.

Pero también es único porque es un espacio que, como nuestros abuelos, tiene a sus espaldas unas historias únicas que contarnos:

La primera historia nos explica porque este sitio es así, es la geológica, si queremos podemos retroceder hasta el Big Bang o cuando se forma la Tierra hace unos 4.500 millones de años, pero nos vamos a acercar hasta los 200 millones de años, cuando en nuestro planeta Tierra dominaban los dinosaurios.

Hace unos 200 millones de años, se empezaron a formar las calizas, sobre la que posiblemente estés tú encima (si nos lees desde el oriente de Asturias, Cantabria o el País Vasco), en el mar de Thetys, no muy profundo y que albergaba una gran vida, con especies como corales, esponjas, bivalvos o ammonites, que al morirse se iban depositando en el fondo del mar, creando capas y capas, que con la presión del mar y del peso de las mismas formaron las calizas de nuestro suelo.

El mar de Thetys, no estaba situado donde estamos ahora, sino en una latitud tropical. Será el movimiento de las placas tectónicas el que va a transportar lenta, pero continuamente el viaje de estas calizas, hasta que hace unos 50-40 millones de años empiezan a emerger formando la Cordillera Cantábrica. Un proceso que va a fracturar y apilar estas calizas multiplicando su espesor cuyos límites actuales no se conocen puesto que se pierden bajo el mar Cantábrico.

Cerca de aquí tenemos la roca más antigua de Cantabria en el tómbolo de Pechón en la playa de Amió (450 millones de años)

Big Bang
Big Bang
Formación de la Tierra
Hace 4.500 millones de años
Formación de nuestras calizas
Hace 200 millones de años
Emersión de la Cordillera Cantábrica
Hace 50 millones de años
Aparición del primer homínido
Hace 3 millones de años

Nos vamos ya adentrando en nuestra primera historia, y cuando más nos acercamos en el tiempo, más nos podemos acercar a comprender los procesos de este espacio. En los dos últimos millones de años ha existido un proceso de elevación de toda la cordillera Cantabrica respecto al nivel del mar y en Tina Menor ha quedado una herencia de este proceso. Las dos elevaciones que flanquean la desembocadura, las rasas de Pechón y Prellezo.

Se elevan hasta los 200 metros, pero su cima está totalmente aplanada, como muestra la siguiente simulación en 3D. Esto es debido a que hace mucho tiempo la cumbre estaba a nivel del mar, formando lo que técnicamente se conoce como una plataforma de abrasión, donde la erosión costera provocó que ese suelo se allanase. Después vino el proceso de levantamiento dejándolas a día de hoy a esta altura.

La playa de Arnía es un ejemplo perfecto de lo que es una plataforma de abrasión. Hace dos millones de años la rasa más alta de Pechón tendría que parecerse a esto.

En los últimos miles de años hay una serie de regresiones y transgresiones marinas (vamos que retrocede o avanza tierra adentro el mar, variando donde esta la línea costera) que son las que van a moldear definitivamente nuestro litoral. Esta evolución no es fácil de saber cómo se ha producido, pero numerosos científicos han estudiado esto realizando una aproximación de lo que pasó.

Entre 90.000 y 40.000 años antes del presente existe un periodo de transgresión en el que se configuran las bahías, los acantilados y los estuarios del Cantábrico, posteriormente hay un periodo de equilibrio – regresión hasta los 10.000 años antes del presente. Y es después de esta fecha cuando parece que este estuario, como los demás del Cantábrico, empieza a anegarse definitivamente.

Ya tenemos la primera historia, la que nos deja el escenario ideal para que ocurran al menos dos historias más.

El hombre es el protagonista de la segunda historia, el que viene habitando desde hace miles años todo el arco cantábrico. La cueva ocupada por nuestros ancestros más cercana a Tina Menor está a menos de un kilómetro, la Cueva de La Fuente del Salín (de la que hablamos en nuestro anterior articulo) en la que hace 27.000 años pintaron sus emblemáticas manos en negativo.

Como nos contaba la primera historia la formación de los estuarios actuales ocurrió al menos hace 40.000 años, y luego el mar tuvo un retroceso mar adentro, para volver a regresar hace unos 10.000, pero cabe la posibilidad de que fuese de este estuario donde conseguían los moluscos, para su dieta, para sus adornos y para el tinte de las pinturas mencionadas.

Las primeras referencias que tenemos sobre la actividad en Tina Menor en la historia más reciente datan del siglo XVIII, por donde entraban navíos cargados de mineral de hierro de Somorrostro (parte occidental del país vasco) al desaparecido puerto de Muñorrodero, donde lo descargaban y comenzaría un viaje en bueyes hasta las distintas ferrerías del valle del Nansa para transformarlo en lingotes.

Posteriormente estos lingotes de hierro salían hacia Castilla por el Camino de Castilla que transcurre por Tudanca y Polaciones, la cabecera del valle del Nansa, y también de nuevo por el puerto de Muñorrodero y de San Vicente de la Barquera, hacia otros puertos y lugares donde trabajasen con estos lingotes de hierro.

Una coca, tipología de barco que probablemente navegó por este estuario en aquella época.

No te puedes perder:

Aunque este estuario ha sufrido pocas intervenciones antrópicas, si lo relacionamos con otros estuarios, hay que destacar dos actuaciones de gran importancia en el siglo XX, que modifican en parte la morfología de este estuario. La primera actuación se realiza previamente a 1925, con la creación de un muro que aisló 380.000 m2 de este estuario.

Este muro se construyó como paso de vagones de material, puesto que existía una mina cerca en esta zona, de hecho, nos encontramos con el topónimo de “Ensenada de la Mina” en la costa de Prellezo, desde el cual existe actualmente un camino hasta donde estaría el muro de Tina Menor, bordeando las zonas con mayor pendiente, lo cual facilitaría el paso de las vagonetas con material. Esta explotación no debió tener demasiada importancia, puesto que no existen muchas referencias, pero que sí que provocó la primera intervención importante en este lugar.

Ya en el año 1954, podemos observar la presencia de este muro de aislamiento que presenta una apertura, que facilita el paso de agua de aproximadamente 25 metros. Problablemente en esta época el dique pudiera ser utilizado como lugar de atraque para las embarcaciones.

La última gran modificación y que da el punto de partida a la tercera historia, es el cerramiento completo del muro para la construcción en 1973 de una piscifactoría, una de las pioneras en el territorio nacional, pero los detalles los dejamos para la última historia que nos llevará hasta la actualidad.

Mapa de detalle de Tina Menor de 1925

2014 - 1956/57

La tercera historia da comienzo cuando se inicia la moderna acuicultura marina en España de la mano de Tinamenor S.A. fundada en 1973, por el biólogo Alfredo Valdés García. Su primer movimiento será contratar a técnicos franceses para crear y poner en funcionamiento sus instalaciones. Tinamenor con el tiempo va a llegar a dominar el proceso de obtención de crías y alevines de ostras, almejas, peces y crustáceos, pero en los últimos años entra en un claro declive empresarial hasta que suspende la actividad.

En un inicio trabaja con cultivos de ostras y almejas, además de ensayar con peces como el rodaballo, la dorada y la lubina, o con crustáceos como el bogavante.

El comienzo fue difícil debido a las altas mortalidades en el proceso, por la reticencia de la población a comer estos alimentos, por la competencia desleal del furtivismo que ofrecía piezas mejores a precios más baratos, y además, padecieron los efectos de la crisis económica general que experimentó España en los años 1975-85, y que multiplicó los costes financieros.

Fue tan difícil que muchas empresas piscícolas que se habían instalado en el territorio nacional desaparecen o tienen que incorporar nuevos accionistas como fue en este caso, donde en 1980 recibe el apoyo financiero de la multinacional americana Kraft, la de la “mayonesa”, que se hace con un tercio de su capital, que posteriormente en 1984 adquiría la empresa noruega Sea Farm.

En el año 1986 empiezan a cambiar las tornas, se empiezan a superar las dificultades técnicas, la UE empieza a restringir los caladeros a los pesqueros y sobre todo las administraciones empiezan a ayudar a estas empresas.

En Tinamenor la reorientación a la lubina y la dorada fue lo que la permitió seguir avanzando. Se convierte en una importante productora de alevines, que después transporta a Canarias a granjas de engorde. Se empieza a convertir en una empresa estable, dentro de un sector donde su punto fuerte era la regularidad del suministro fresco.

Pero no era oro todo lo que relucía y a finales de la primera década de este siglo, empiezan a aparecer situaciones de conflicto territorial y funcional. En 2009 ARCA denuncia a la empresa por desacuerdos legislativos y técnicos, tan solo un año después de que se firmarse un acuerdo entre ellos y el Gobierno de Cantabria. En 2013, la Audiencia Nacional, falla a favor de ARCA y anula la concesión a Tinamenor para cultivos marinos determinando que el estudio ambiental no cumple las exigencias ambientales que imponen las directivas europeas.

Debido a diversos motivos más allá del comentado hace que la empresa entre en un periodo de inestabilidad económica y productiva, que desemboca en 2015 en un concurso de acreedores y en la paralización completa de la actividad, después de más de 40 años en funcionamiento.

Y es aquí donde cobran gran importancia los propios trabajadores de Tinamenor donde se movilizan para que esta piscifactoría no se cierre, apostando por una actividad que es totalmente viable y generadora de riqueza en la comarca.

En diciembre de 2016 por fin hay un giro positivo y se formaliza la licencia de explotación a otra empresa, conocida hoy como Sonrionansa que apuesta por el equipo de trabajadores y por una explotación ecológica y de calidad, como es ejemplo sus productos gourmet únicos en el mundo como la lubinuca y la doraduca.

Si se sienten cansados o abrumados después de esta lectura, es normal, hemos viajado más de 200 millones de años hasta la actualidad, para comprender un poquito mejor lo que nos ofrece Tina Menor.

  • Fernández, A. I. (2008) Cultivar ríos y mares: la acuicultura española en el siglo XX,  Areas: Revista internacional de ciencias sociales, ISSN 0211-6707, Nº 27, 2008 (Ejemplar dedicado a: Un siglo de pesca en España: nuevas perspectivas, nuevas aportaciones), págs. 81-92
  • Flor Blanco, G. y Flor, G. (2008) Aspectos dinámicos y morfosedimentarios del estuario de Tina Menor (Occidente de Cantabria, NO de España), Trabajos de Geología, Universidad de Oviedo, 28 : 41-68
  • Fontan, I. (2001) Estudio integral de los cambios producidos en Tina Menor, Publicación Previa al VIII Congreso Nacional de Acuicultura
  • ITGE (1990) Prospección miera de las zonas de Marina de Cudeyo, Prellezo, Nansa – Cabanzón y Comilas (Cantabria), Memoria, Tomo 1
  • Rodriguez-Lazaro, J et al (2011) Los ostrácodos (Crustacea) del estuario de Tina Menor (Cantabria, sur del Golfo de Vizcaya): distribución y ecología, 108 | Revista de Investigación Marina, 2012, 19(6)XVII Iberian Symposium on Marine Biology StudiesBorja, A. (Editor), 2012. XVII Iberian Symposium on Marine Biology Studies. Revista de Investigación Marina, AZTI-Tecnalia, 19(6): 108-631.
     
     

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *